• behance
  • facebook
  • twitter
Los diseñadores, la heráldica y otros fracasos

Los diseñadores, la heráldica y otros fracasos

En inglés cuando alguien se cree superior a alguien más se suele decir “Who is your daddy”; en la costa Colombiana, especialmente la gente de Barranquilla, suele decir “Junior tu papá”; pero en diseño gráfico -y especialmente en el diseño de identidad visual- ¿quién es nuestro papá?

La función de identificación de un emisor y/o una propiedad gracias a elementos gráficos se remonta a muchos años atrás en la historia -para ser exactos, Sumeria y los sellos de propiedad-, sin embargo, estos elementos contaban con demasiada complejidad (narraciones completas del origen del nombre o poseedor) y bajos niveles de simplificación conceptual (se mostraba todo lo que se quería decir). Narrar la historia del poseedor del bien en medio de una larga lista de bienes que tenía como soporte tablas de arcilla no parece ser lo más eficiente del mundo, para tener una idea basta con el ejemplo del Señor de los anillos, en donde cada vez que se introduce un personaje se hace una descripción de buena parte del árbol genealógico familiar; esto también pasa en algunos pedazos de la Biblia y en Gilgamesh. De todas formas esta manera de mostrar la pertenencia mantuvo por varios siglos.

Después de muchas revoluciones y cambios (especialmente la introducción del papiro y posteriormente el pergamino, y la creación de alfabetos) los elementos simbólicos estandarizados -letras y números- comenzaron a tomar fuerza dada la creciente familiaridad de la población con ellos. La unión de varios elementos con un significado propio que se incrementaba dependiendo de su contexto, la relación con otros componentes o su emplazamiento, dio paso a la creación de códigos visuales estandarizados en cuanto a la estructura y sentido; esta gramática visual aplicada particularmente a la identificación se llamó entonces Heráldica.

Lo que hizo la heráldica fue contraer el espacio utilizado por los sellos de la antigüedad. El problema era que ahora no solo se decía de quién era hijo, sino que además se mostraban cuáles eran sus territorios, cuáles eran sus principales virtudes y hasta se mostraban los valores o lineamientos políticos/religiosos. Para poder expresar todo esto en espacios reducidos (como la superficie de un escudo) se recurrió a la carga simbólica de elementos visuales, y a una fuerte codificación visual. Para entender un escudo de armas y toda su complejidad hace falta fijarse en todos los detalles, pues, debido a la saturación y necesidad de trasmisión de mensajes cada elemento comenzó a tomar importante valor. La heráldica particularmente hecha al trasto conceptos de diseño actuales y declara firmemente “más es más”.

Y precisamente ese es el problema, el desconocimiento de nosotros, los diseñadores de identidad visual, de esa ciencia -sí, es una ciencia- hace que la intervención de este tipo de elementos sea deficiente. Sobre todo porque además de nuestra ignorancia a la llamada gramática visual de la heráldica, intentamos aplicar de manera irresponsable conceptos y aproximaciones visuales ajenas a las lógicas de esta ciencia.

 

El caso PSG -Paris Saint Germain-

Hace unos días tuve la oportunidad de conocer una población cercana a París llamada Saint Germain en Laye, en donde entre otras cosas se encuentra el Museo arqueológico nacional de Francia.

Uno de mis amigos contó la historia del PSG, que tiene una sede de entrenamiento cerca de la población. La necesidad de crear un equipo para la capital dio como resultado la fundación a partir del club de Saint Germain en Laye; este equipo se llamaría París Saint Germain honrando a los inversionistas parisinos -y a la ciudad- y al club de partida – Stade Sangermanois-.

PSG

Evolución de los identificadores del PSG

En los primeros años del club se hizo referencia casi exclusiva al fútbol y a París -el Barco como elemento más representativo del escudo de la capital-. Siendo consecuentes con el nombre, se generó un identificador visual con bases heráldicas compuesto por la torre Eiffel, símbolo internacional y reconocido de París; por otra parte se retomó la cuna en oro  del escudo de Saint German, dando igual importancia a los dos componentes históricos del club.

Recuerdo que la primera vez que vi el escudo pensé que tenía relación con la historia de la procedencia de los niños -si, la de la cigüeña y todo eso-… probablemente se esté riendo de esa interpretación que hice, pero eso pasa con los signos, son vacios y dependen de la información que tiene el interprete para decodificarlos -una teoría llamada semiopragmática[1]-, de cualquier forma esa interpretación me enamoró del club; lastimosamente -¿o no? no sé- descubrí que la cuna hace referencia a Luis XIV y su lugar de nacimiento: Saint Germain en Laye, y que es el elemento principal en el escudo de armas de esa población.

Identificador actual del PSG

El escudo se mantuvo así 37 años -sin sumar los 4 años del identificador de la fiebre de los 90s-.  De todas formas cambió en el 2013 producto de un giro en la política de mercadeo del equipo, que fue adquirido hace ya algunos años por el príncipe de Qatar. Esta política de mercadeo es explicada concretamente por Brandemia[2] en su artículo al respecto:

Es muy simple, el PSG ha decidido capitalizar el principal activo de su marca: París.

“La Ciudad de la Luz”, icono ilustre en todo el planeta, constituye una llama espléndida para alumbrar el camino del París Saint-Germain hacia la élite del deporte. Por eso es que, en este nuevo logotipo, el nombre de la capital francesa aparece resaltado, y la Torre Eiffel ocupa el corazón del blasón. Al pie de la torre, figuran el nombre de Saint-Germain y uno de sus símbolos, la flor de lis.

Claro, esta es la justificación desde el mercadeo flojo al que nos estamos acostumbrando los diseñadores gráficos. ¿se habrá dado cuenta el príncipe que la proyección internacional traicionó la base histórica de su club?¿Por qué dejar de lado a una afición consolidada desde 1904 -con mucha más historia que el actual club?¿no es acaso Luis XIV un excelente ícono del -poderío- francés?¿no es la cuna un elemento más único que la flor de lis y que además tiene una justificación de ser?

Escudo de Saint Germain en Laye

Escudo de Saint Germain en Laye ubicado en frente de la Alcaldía Municipal

Lo peor de todo es la justificación que sigue en Brandemia:

Además se ha eliminado la cuna real de Luis XIV que convivía con la flor de lis, ya que era un elemento confuso.

No, queridos colegas, no era un elemento confuso, era un elemento que representaba una gran parte de la historia del club, una historia larga y que está anclada no solo a su imagen, sino a su también a su nombre.

Ahora, la flor de lis no es, para nada, un elemento identificador, ya que ese elemento desde el punto de vista simbólico representa al Reino de Francia desde épocas previas a Carlomagno (742-814 d.C.), hecho que lo hace repetidamente implementado por toda Francia, e incluso en algunas partes de Inglaterra; por lo tanto poco diferenciador.

 

Escudo de Juana de Arco

 

Colombia, Colombia…

El país del sagrado corazón, Colombia, pasó en el año 2002 de un escudo que cumplía con los estándares Heráldicos a un mamarracho mal interpretado por el amor de mis amores y siempre bien ponderado, Carlos Duque.

Escudo de Colombia

Escudo de Colombia luego de la intervención hecha por Duque

Parece que en este mundo hay algo más peligroso que un cliente o un diseñador gráfico mal informado -y con problemas de ego-: eso es un presidente mal informado y con demasiado ego. No sé si fue la urgencia para aparecer en los libros de historia junto a Francisco Miranda, o a Santander; o en el mejor de los casos, aclarar el uso correcto del emblema nacional de Colombia. Lo que sí está claro es que el tratamiento de este se basó en problemas técnicos más que en el peso simbólico e histórico de este componente de la emblemática nacional, o al menos así lo deja ver la declaración de Duque para el periódico El Tiempo[3]:

(…) el publicista Carlos Duque dijo ayer que su objetivo – y el de la Presidencia fue el de adaptar el escudo al lenguaje de hoy.

“Ahora tenemos medios de reproducción más sofisticados como la Internet y la televisión y lo que tenemos es un escudo que se adapta a esos medios de reproducción nuevos”, aseguró.

¿Es necesaria la “actualización” de un elemento heráldico? La respuesta corta es sí -si usted es mi profesor/colega Oscar Velásquez o un conocedor de la heráldica y me está leyendo, déjeme me extiendo antes de pelear-. Por una parte, los escudos heráldicos tenían las mismas lógicas de los identificadores actuales: los cambios o “actualizaciones” responden a cambios institucionales profundos que afecten directamente a la percepción, alcance, forma de distribución, políticas corporativas, etcétera. Ahora, en la heráldica esos procesos toman, literalmente, toda una vida y los cambios tanto formales como simbólicos deben ser estudiados con juicio pues cualquier modificación hecha debe perdurar. El nacimiento de un nuevo heredero implicaba un cambio y la actualización de su escudo, reflejando su nueva realidad; usualmente el matrimonio de los padres terratenientes conllevaba a la fusión de los dos escudos familiares y por lo tanto el nacimiento de un “nuevo” blasón.  Sin embargo, estos cambios nunca, respondían a caprichos estilísticos ni estéticos de sus portadores, al menos no después de que la gramática visual fue establecida…

¡Nunca! ¿Nunca? bueno, parece que en Colombia nunca es puede ser, sobre todo en las últimas administraciones. El escudo Nacional sufrió una modificación que desatendió el lenguaje propio de la heráldica, hecho que el especialista Alberto Chica Giraldo resalto en el Tiempo para esa época[4]. Eso sí, los que resultan más obvios para los no especialistas -como yo- es la caricaturización de los cuernos de la abundancia y el cóndor, la desproporción del gorro frigio, la intervención de los barcos y, sobretodo el empleo excesivo de degradados.

No me atrevo a decir que el desarrollo de un sistema de identidad para la Nación sea fácil, de hecho veo con gran admiración el desarrollo hecho en México por Ideograma[5], que entendió la dimensión del encargo, no solo por su impacto político, económico y simbólico, sino también por el reconocimiento que se le hace a la historia a través del respeto de su escudo.

Gobierno Mexicano

Intervención al sistema de comunicaciones del Gobierno Mexicano

Ahora bien, los colombianos nos salvamos de otra astucia de nuestros dirigentes políticos que querían cambiar Panamá por las islas de San Andrés y Providencia. ¿Podrán entender que lo que se encuentra en el escudo no es una representación de la realidad directa y literal de la Nación sino que es un elemento simbólico que se vale de unos elementos visuales para apelar a conceptos más complejos o vastos? En el momento en el que el escudo se asuma como algo literal, que con ese nivel de ignorancia claramente puede pasar, tendremos que aplicar la lógica del no escudo que hizo famoso al artista Bernardo Salcedo.

no escudo

Obra crítica de Salcedo de 1970

 

Para saber más con respecto al escudo de Colombia recomiendo leer el siguiente blog con algunas observaciones hechas a la descripción de la construcción del escudo encontradas en la constitución

[1] Para saber más al respecto http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=18501703

[2] Artículo recuperado de http://www.brandemia.org/psg el 07/08/2014

[3]Artículo recuperado de http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-1579314 el 07/08/2014

[4] Recuperado de http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-1315869 el 07/08/2014

[5] Recuperado de http://foroalfa.org/articulos/cuando-el-cliente-es-el-gobierno el 07/08/2014

Imagen de la portada tomada de http://preambulo2centenario.wordpress.com/artistas/

Leave a reply


Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.